O, al menos, para quienes han intentado hacerlo. Chris Thilk reseña dos estudios que… aciertan un poco o algo más que un poco: dos de tres. Teniendo en cuenta que hay muchos más premios… El poder predictivo de la información que se deja en medios sociales se tiene por una de sus fuerzas. De hecho, ya hace tiempo que se concluyó que Twitter, sin complicarse demasiado con el tratamiento de los datos, era un buen predictor de taquilla. Las malas noticias es que esa información se produce justo en el fin de semana del estreno y no antes, cuando el marketing ya está hecho. Pero la esperanza no se pierde y la argumentación del por qué de los errores tiene todo el sentido: problemas con la selección de muestras. Thilk cree que todo esto mejorará y yo, cualquiera que sea la validez de lo que digo, también.