No sucede en Nigeria, sino en Sudáfrica, pero a cargo de una escritora y presentadora de televisión nigeriana . Se ha creado una colección de libros inspirada en el nombre del gran centro africano productor de películas con la finalidad de atraer a la lectura a las sudafricanas jóvenes. Literatura romántica para la era de internet. Se presenta como una evidencia de la necesidad de construir héroes africanos propios: “La profesora de ingles asentada en Johannesburgo Joan Buchanan dice que muchas de sus pupilas no disfrutan leyendo novelas tradicionales porque luchan contra el contexto y el vocabulario”. La noticia relaciona esta colección con el cómic sudafricano Supra Strikas, de gran éxito internacional. Mundo globalizado, voces múltiples, contextos propios.