Suscríbete: ENTRADAS | POR E-MAIL | COMENTARIOS | ¿TWITTER?

Posts tagged ·

YouTube

·...

No importa que todo lo demás esté mal, ponga un pirata en la ensalada y justifíquese

13 comments

Qué bueno es que haya piratas para echarle la culpa: hoy tenemos dos artículos anunciando un nuevo armegedón cultural en ese fabricante de opiniones bienpensantes que es el diario El País. Son lecturas curiosas: una cuasiproclama la muerte del cine de autor y otra una especie de hecatombe cultural madrileña. En ambas aparecen los piratas de por medio, a pesar del río de problemas de otra índole: los precios, el fin del DVD, la abundancia de oferta, la crisis económica (caramba: ¿no hay holocausto de bares y restaurantes?) y hasta el mal gusto de la sociedad española. Salvando la técnica periodística, se recogen opiniones divergentes sobre esta nueva y pretendida muerte (de los intemermediarios) de la cultura, pero la desgracia nos conmueve mucho más que las posibilidades del futuro. Seguramente sorprendería a los perpretadores de estas elegías que el jefe de HBO haya declarado, con un par de narices, que la piratería de Juego de Tronos no ha dañado sus ventas. Con más recochineo, lo califica como “a sort of compliment” (es decir, un detalle halagador). Eso sí, por si acaso, dos líneas más abajo declara que peleará a muerte por su propiedad intelectual. La rotundidad del problema de los precios está recogida con mucha más claridad por el gran Juan Herbera hace pocos días refiriéndose a un ejecutivo de la industria: “esa explicación” – las descargas -  “podía valer para una parte de quienes han dejado de asistir al cine pero reconocía que algo se ha hecho mal desde la industria durante años permitiendo que los precios de las entradas hayan llegado a donde estaban incluso antes de la subida del IVA”. Mientras, Viacom ha perdido una nueva apelación en su juicio con Youtube: sin ser ésta última el apóstol de la libre distribución si está santificando la alternativa. No, la copia y la descarga son una característica intrínseca de nuestro mundo, no un defecto: hay que vivir con ello. Como tantas otras cosas del mundo digital, las profecías ya estaban en la ciencia ficción del siglo XX: delicioso encontrar el origen de este argumento que ya poblaba el lenguaje de algunos de nosotros: “Es un sentimiento creciente entre algunos grupos de este país la noción de que cuando un hombre o una compañía han sacado un beneficio del público durante un cierto número de años, el gobierno y los tribunales tienen el deber de salvaguardar esos beneficios en el futuro, incluso frente a circunstancias de cambio y contra el interés público”.

«Casi nunca he visto a una persona inteligente comentar en YouTube»

3 comments

La sentencia la hallo en un post algo antiguo de Martín Varsavsky, uno de esos tropiezos que produce trastear por la red. Una buena frase para producir titulares y la curiosidad inmediata del lector, aunque en este caso esté inmersa en una reflexión mucho más amplia. Me ha llamado la atención porque, en mi experiencia, la sensación es la misma aunque nunca me la había formulado de esta manera. Simplemente, no me he tropezado jamás con discusiones de valor dentro de YouTube. Lo que, evidentemente, no quiere decir que no existan. Hace algo de tiempo ya participamos en algún debate acerca de si el vídeo genera más o menos participación. Eran tiempos donde “la conversación” era el mantra del advenimiento social. Hoy, esa conversación se desplaza hacia plataformas alternativas a tu propio site (un servidor la desincentiva para sí mismo hasta el punto de mostrarse borde), quizá el aserto de Varsavsky sea una buena síntesis para expresar lo que seguramente pueda importar más en este mundo donde la televisión y todo tiene apellido social: buscamos desesperadamente relaciones de calidad y menos interacciones por las interacciones: no me digas que te gusta, dime por qué te gusta. En esencia, público con el que compartir y generar valor.

El modo de producción del software libre como sustrato de la nueva producción audiovisual

3 comments

Hablamos últimamente de modo intenso de cooperación. En una conferencia que di el jueves pasado en la Universidad Politécnica dentro de las jornadas anuales que organizan las Cátedras Telefónica, me pidieron que hablara de algo tan genérico como las empresas en las redes sociales. Decidí enfocar la cuestión por una vía diferente a la retórica en la que estamos envueltos. Básicamente las ideas eran dos: la verdadera red social (entendida como servicio) es la propia red y no sus herramientas famosas y, en segundo lugar, que el modo de producción en red es el modo de producción del software libre. El lanzamiento completo en YouTube del ya famoso La Vida en un Día (será interesante ver si el sitio de Google publicita alguna vez las ventas conseguidas vía DVD de un contenido que se ve gratuitamente en streaming, compra que se puede hacer desde el propio canal) permite revisar estas ideas: un largometraje financiado por una marca, distribuido online y con el material (la reelaboración) proporcionado por miles de personas. Ignoro ahora si existe una licencia que permite reelaborar el material sin miedo a ser perseguido. Pero sería la suma de las formas de producción que anticipó el software libre: un propuesta de comienzo, una comunidad que corrige, aporta y transforma como público y cocreador, un espacio que se amplía en el tiempo a medida que se usa como herramienta para nuevas cosas. En el clásico ensayo sobre software libre La Catedral y el Bazar, Eric S. Raymond ya nos decía eso de que “Los buenos programadores saben qué escribir. Los mejores, qué reescribir (y reutilizar)“. Uno piensa que la producción audiovisual hace mucho que funciona basada en la cooperación dentro un esquema industrial. Es decir, sobreteñida de la idea de autoría atribuida a los directores, se olvida la cantidad de aportaciones dentro del proceso creativo que suceden desde la redacción del guión hasta el montaje y la postproducción por muchas personas que no son consideradas autores. La evolución se produciría, como en otros casos de otras industrias que ya hemos señalado, por el mismo fenómeno de modificación de la producción del software propietario (jerarquizado, planificado como una catedral) al más laxo y menos organizado del software libre (parecido al modo de organización de un bazar). Lo cierto es que lo libre y lo propietario conviven, en conflicto tantas veces, y con constantes acciones en las que lo uno se tiñe de lo otro. Lo que queda por ver es si una dinámica termina por imponerse de modo rotundo sobre la otra, de ahí la importancia de los debates sobre patentes y derechos de autor, esos que enfocamos tan mal.

Los canales de YouTube y sus contextos

4 comments

Iba a titular esta entrada de esta guisa: ¿A quien quiere Google tomar el pelo? Unamos algunos puntos: hace tiempo que YouTube es un verdadero productor de noticias originales y capaz de funcionar como una especie de CNN que todavía no ha terminado su parrilla. Una tendencia que podemos corroborar cada mes, como el anuncio de que transmitirán en directo el debate Rajoy/Rubalcaba (ojo a lo que supone de desnudez de la televisión pública y su justificación, tesis en la que me discuten a fondo) o, como ahora mismo, poder ver la hajj anual en La Meca en directo, algo impensable no hace tanto tiempo. Los canales que vienen anunciándose por filtraciones periodísticas desde hace meses y que generan interpretaciones un tanto intoxicadas, son por fin una realidad pública. Lo que vemos es a Google pagando dinero por contenido original con valores de producción profesionales a cargo de organizaciones profesionales de contenido, incluso de las que son tradicionalmente únicamente de texto (algo que ya no es o no debiera serlo nadie). Un movimiento, en mi opinión, con muchas razones por detrás: la difcultad de que el big content licencie en buenas condiciones su contenido (pues siempre lo han visto como un depredador de su negocio), la obviedad de que el contenido profesional es el más visto de modo consistente, el hecho de que los anunciantes poderosos quieren contenidos en los que sentirse cómodos y con alcance y, por último, porque si quieren que los consumidores corrientes adopten GoogleTV tiene que haber algo dentro. ¿Qué se ve ahí? es lo que la gente querrá saber. Mientras, Google dice que no quiere competir, sino colaborar con la industria. Lo hizo un nerviosísimo Chad Hurdley hace algún tiempo en Cannes para mostrar que no eran una empresa de vídeos de gatos y bebés y lo hizo hace poco Eric Schmidt en su intervención en el MacTaggart (también en vídeo). A mi todo eso me recuerda a mis años en la consultoría de organización, cuando algunos prohombres de la gran distribución me recordaban un discurso del fundador de Leclerc en el que, lejos de ser contemporizador con la industria de la alimentación siguiendo la corrección política de que fabricantes y distribuidores eran socios, resaltaba más bien que se trataba de una guerra a muerte por los precios y las condiciones de pago. Lo que parece inevitable ver es una guerra a muerte por la preeminencia en el negocio de venta de espacio publicitario y, claro, por el negocio de pago por visión. Seguramente de todos los nuevos entrantes, Facebook incluido. Pero falta tiempo – cuánto, es la pregunta – para que el equipamiento de los hogares permita decir abiertamente que estamos compitiendo por lo mismo.

El misterioso caso de los canales de televisión de YouTube

3 comments

Durante esta semana estuvo circulando por Twitter una serie de enlaces que sugerían que YouTube estaría creando canales de televisión, unos enlaces que anduve comentando con Genís Roca y Ricard Castellet. La lectura de los subsiguientes enlaces hasta la fuente original, nos lleva a un artículo del Wall Street Journal publicado el… 7 de abril. Un artículo que ya comenté aquí y que también provocó errores que, por ejemplo, vuelve a cometer El País al titular ayerYouTube lanzará canales de televisión en 2012“. El mismo diario en esa fecha ya saludó la creación de “canales premium” apoyándose en ese mismo artículo. En mi opinión antes y ahora se da la misma interpretación errónea (por favor, hay que fijarse en las comillas): lo que se puede únicamente decir es que existen planes (evidentes tras la compra de Next Networks) para crear verticales de contenido con producción original y de valores de producción elevados. Los rumores sobre compra de derechos en preproducción por parte de YouTube son constantes y tiene todo el aspecto de que se va trabajar en algo parecido  al modelo de los servicios de cable convencional (temáticos) y a las fórmulas tipo Showtime y HBO donde el contenido original sirve de elemento de atracción a una oferta de pago, un sendero que ya han abierto Hulu y Netflix. No hay ningún dato que nos lleve a pensar que se trataría de canales lineales ni destinados a distribuirse por redes de cable, por ejemplo. Es decir, no hay cambio de juego esencial, seguimos hablando de WebTV. Se sigue una corriente ya en marcha, necesaria para dotar de sentido a GoogleTV y la estrategia del televisor conectado además de, en mi opinión y a pesar de las declaraciones en sentido contrario de la dirección de Google, adquirir impulso para poder contrarrestar en su día la fuerza de los grandes tenedores de derechos a la hora de negociar el acceso a sus contenidos.

Se confirma el uso de YouTube Live en G+

5 comments

Pepe Cerezo me avisa de que Google+ incorpora el vídeo en directo a sus hangouts. Y recuerda que en un comentario en su página ya lo hablábamos. Era inevitable: tiene una lógica aplastante y, aunque ha habido varios intentos algo infructuosos de crear videochat con cierta capacidad realización y concebirlos como party o performance (recordemos el caso de Operator11 y su imitación extinta en Yahoo Live), hay que intentarlo de nuevo: llegar demasiado pronto a un mercado es una de las cosas más recurrentes en los negocios tecnológicos, me parece a mi. Pero, tras ello, todo el potencial del chat vinculado a los contenidos profesionales a los que Google se está dedicando con fruición. Google, Netlix, Hulu… las nuevas networks peleando por los mismos consumos de siempre entrando por el cable del teléfono y subvirtiendo el orden establecido. En fin, me marco una de gurú de cuarto de estar, en el primer trasteo del G+ ya le vi la gracia. Ahora, Giga Om le hace la cojopregunta al director de producto de YouTube Live y éste le dice que trabajan en ello: ¿te avisará el sistema cuando un amigo entre a ver un partido de fútbol en directo? Venga, apuesten. Siempre digo que el nuevo paradigma no es sólo donde quiera, cuando quiera, con el dispositivo que quiera, sino que hay que añadirle el con quien quiera.

YouTube aproximándose a una televisión de noticias a toda velocidad

1 comment

No he visto ningún medio local y entre mis lecturas foráneas ningún comentario en los grandes medios sobre la espectacular presencia que está tomando YouTube en la provisión de noticias de actualidad, con contenido original. Uno esperaría los típicos reportajes con preguntas inquietantes por parte del oficio periodístico acerca del futuro de las empresas de medios actuales. Algo comentamos ya, pero a falta de otras confirmaciones mi sensación (es decir, mi percepción) es que el fenómeno se acelera y adquiere una velocidad de crucero que presagia un proceso de consolidación de una fuente de noticias permanente y diaria. No sólo la última boda real (si las monarquías no declinan, vendrán más bodas y, obviamente, estarán en YouTube), también se ha transmitido en directo la beatificación de Juan Pablo II, se asocia con PBS para transmitir en directo una entrevista con la próxima celebridad de la astronáutica y, lo más interesante por la preparación y el cuidado con que se ha hecho, la cobertura de los carnavales en Brasil. Véanse el canal para ver la sofisticación de la producción con el Banco Santander de patrocinador. Este cuidado puesto en este último me hace pensar en un futuro (no es nada original decirlo, pero conviene airearlo a ver quién opina y qué pensamientos provoca) en el que no haya nada sin directo y en el que YouTube, sólo o en compañía de otros, se haga el centro de decenas de directos diarios noticiables que antes eran cosas de lo que llamamos cadenas. Al principio de esto del vídeo online siempre trabajamos en la fe de que, algún día, todo el mundo tenía su televisión.

El live streaming de YouTube presumiblemente tendrá una monetización “convencional”

Comentarios desactivados

Si bien cabía la opción de especular acerca de si YouTube adoptaría un enfoque de venta de servicios en forma de plataforma de sus servicios de directo (más estilo Brightcove, aunque fuera como una de las opciones), lo que parecen pensar en este momento es en seguir la vía que se sigue con los vídeos bajo demanda: asociar publicidad y compartir ingresos. En una entrevista de Beet.tv, nos cuentan el mantra habitual de estas cosas: que todo el mundo está emocionadísimo, que se reinventan la compañía y que lo primero es ofrecer una gran experiencia de usuario para ver luego cómo se cobra. Quién tuviera la pasta para hacer lo mismo si no es allá. Sólo al final tímidamente se reconoce que no creen que la forma de monetizar sea muy diferente a lo que tienen ahora.

Comentarios desactivados

Más desintermediación: la boda real británica en directo a través de YouTube

4 comments

No es el primer gran directo institucional, recordemos la toma de posesión de Obama. La señal oficial era en ese momento libre para todo el mundo y todas las estrellas del online y de las noticias del momento se lanzaron al streaming, algunos como CNN con interesantes innovaciones luego muy imitadas. El hecho de que el canal de YouTube parezca pertenecer directamente a la familia real del Reino Unido y que pueda verse la señal en directo sin pasar por la BBC – aunque la produzca – debemos verlo como dentro del proceso que, tarde o temprano, debiera cuestionar el privilegio de las licencias de broadcast. No es viable hoy, debiera serlo mañana. Una institución (una empresa, un individuo) puede dirigirse a todo el mundo realmente a su antojo, hecha la salvedad de que alguien debe asumir determinados costes como producir la señal y pagar por el ancho de banda: las puertas de entrada se derrumban poco a poco. Hasta Amazon va a dar ya servicios de streaming en directo. Este acontecimiento, además, va a reforzar la posición de YouTube como proveedor de noticias. La entrevista a Zapatero, más las anteriores que lleva haciendo desde hace más un año con líderes mundiales y estrellas de la música cada vez tienen menos tiempo entre unas y otras y ofrece a los entrevistados cobertura mundial. Y el televisor conectado ya está ahí.

El “premium” no tan premium

1 comment

En el artículo original del Wall Street Journal que todos emplearon para descubrir la estrategia de YouTube no se menciona ni una sola vez la palabra premium. No obstante, algunos comentaristas norteamericanos sí emplearon ese término entrecomillado en un sentido verdaderamente relativista (“premium channels”) para referirse a la aparición de verticales de contenido por parte de YouTube, una expresión mucho más atinada. El diario El País, levantó las trompetas entusiasmado entrecomillando únicamente la palabra “premium” en el titular. Un poco más de mesura: es difícil definir lo que es premium, pero en la industria de los contenidos se suelen entender los grandes contenidos que justifican el abono a una cadena de cable, al pago por visión o al prime time: la diferencia entre la atracción importante y el nicho o el relleno. Borroso como es, el movimiento de YouTube, diga lo que diga el WSJ, estaba implícito con la compra de Next New Networks anunciada hace poco (aquí, mi comentario en su día). En realidad, es un movimiento para desarrollar la cola media de los contenidos e impulsar contenido original propio apoyando a los creadores que eligen YouTube como plataforma y no una competencia a Netflix, como estaba insinuando El País: comprar los derechos de una serie de Kevin Spacey y David Fincher sí es jugar en contenido premium, un vertical de noticias con valores de producción medios, no lo es. En cambio, los comentarios acerca de una posible entrada de Disney con toda su fuerza en YouTube sí sería el acceso de YouTube al premium content.

Los directos de YouTube

2 comments

La aparición del servicio de directo para partners de YouTube me ha recordado que hace casi exactamente un año que se anunció la compra por parte de Google de la firma Episodic, una compañía que se dedica(ba) a desarrollar plataformas integradas de gestión de vídeo para entornos profesionales y de comunicación institucional, con directo, monetización, gestión de contenidos, etc. Una plataforma de publicación muy parecida a lo que hace el más conocido en ese área, Brightcove. Si bien este servicio de directo y esas plataformas son cosas que parecen distintas, cabe preguntarse hasta qué punto al iniciar el servicio de directo y partners no podremos ver en el futuro próximo la extensión de este servicio a ese tipo de usos y todo tipo de usuarios: al fin y al cabo, son servicios por los que se puede cargar un precio y el uso del directo por las empresas no ha hecho más que empezar. De la misma forma, si GoogleTV y sus clones terminan siendo lo que potencialmente puede llegar a ser, se puede llegar al entretenimiento y la retransmisión en directo casi de masas, como las transmisiones del cricket hindú anunciaban. De momento, UStream, los reyes junto a Livestream y Justin.TV de estas cosas, no parecen estar preocupados, pero hay quien les dice que deben: porque los bolsillos de Google son infinitos.

Desintermediando, que es gerundio

5 comments

Un nuevo episodio de comunicación política sofisticada mediante el vídeo llega a mis manos ojos. Los republicanos del Congreso de los Estados Unidos han creado un interesante y eficaz vídeo (con truco, desde luego, son políticos) para explicar su posición en la elaboración de presupuestos. Como es usual, está en YouTube, que refuerza su posición como fuente de noticias políticas. Como siempre, lo de menos es el contenido, sino en cómo se puede llegar directamente al votante sin verse sometido a la edición de los telediarios, la agenda de los medios convencionales y sin acomodarse a los formatos de otros. La razón esencial para tener tu propia producción de vídeo y tu propio blog es precisamente esa, crear y defender tu discurso. Así, idealmente, lo otro, lo que se suelen llamar redes sociales y los medios convencionales, deben servir para hacer que la gente llegue a él y conseguir que los debates se centren en tus propuestas y en respuesta a tus propuestas creando espacios de discusión propios sin agendas de terceros.

Del filtrado de talento a la promoción del talento propio

2 comments

Que YouTube ha servido desde su origen como filtro de talento (recuerden el mítico Lonely Girl 15) no es ninguna novedad. Los saltos del agregador a la televisón, tampoco, con más o menos éxito. Ni siquiera es novedoso que YouTube se posicione como un espacio de contenido profesional que se vea con buenos ojos industriales. Pero, sea por la mayor o menor desconfianza del Gran Contenido (majors et al) o porque en el fondo es inevitable, se han lanzado ya sin descaro a ser promotores de contenido original. El advenimiento del televisor conectado (en su caso, léase GoogleTV) tiene mucho que ver, sin duda. Por eso es interesante esta serie de entrevistas que Millán Berzosa realiza a los videobloggers estrella de esta segunda época de YouTube (la era post Facebook y de los blogs muertos), en medio de toda una muy cuidada estrategia de relaciones públicas por parte del agregador de Google.

Google – y YouTube – como compañía de creación de contenidos

3 comments

David Carr, el columnista especializado en media del New York Times, se hace una pregunta retórica de este calibre: ¿qué compañía obtiene el 96% de sus ingresos de la publicidad, tiene una plataforma de vídeo que negocia con la NBA, un estudio de películas, famosos y está desarrollando un sistema de pago para editores? Es, efectivamente, Google (no tenían que pensar mucho) pero si no lo hubiéramos mencionado era fácil atribuirlo a una tradicional compañía de televisión o un grupo de medios. Los datos tienen que ver con la reciente compra de Next New Networks, compañía que convierte a YouTube en un miniestudio para la web. Lo que me interesa, es que parece que todos empezamos a verlo así (el burro, delante). La cuestión es que en un mundo superabundante y donde todo se replica disponer de elementos propios (contenidos originales) puede que sea la única diferenciación y el único camino para monetizar bien. O que, como se ha vaticinado, en nuestra era toda compañía es una compañía de medios.

¿Netflix preferido sobre YouTube?

Comentarios desactivados

Al tiempo que todo el mundo dedicado al video online se ha revolucionado con el reciente paso a la financiación de producción original por parte de Netflix, Goldman Sachs hace públicas las respuestas del público a una pregunta simple: ¿Qué sitio prefiere uitlizar para ver vídeo online?. Más gente – de todas las edades – dice que Netflix.  Y eso que su acceso no está al alcance de todos como sí lo está YouTube, lo que lleva a preguntar por qué lo dicen. Esas cosas del hype, pero que implicarían que la marca Netflix está ya en la mente de todos los consumidores y, lo mejor, posicionada como el sitio para ver bien. O bueno. Esto pasa en EE.UU., claro. Lo mencionó Business Insider la semana pasada.

Comentarios desactivados

Girl Walks Into a Bar ya no se puede ver, al menos en España

Comentarios desactivados

Susana introducía un comentario ayer y lo acabo de comprobar: se ha cerrado un contenido que parecía ser supraterritorial. No llevaba subtítulos, no he visto campaña global de YouTube, así que tenía sentido que ocurriera. En fin, el contenido se concibió para internet y, aunque se cierre, el resto del contenido original que está generando YouTube parece no tener límites de restricciones. La capacidad de negociar con marcas globales tiene que ayudar mucho.

Comentarios desactivados

YouTube camina de modo continuado hacia la producción original (¿sin riesgo financiero?)

5 comments

El esperado estreno de Girl Walks into a Bar en YouTube, un largometraje sin salas de cine, indie pero con estrellas, pone de forma cruda encima de la mesa el rol cambiante de YouTube. Con mucha seguridad condicionado por lo que sus propietarios esperan que sea el mundo tras el lanzamiento verdadero de GoogleTV (tanto ruido hasta ahora, tan poca realidad de momento) y tras la constante y dificultosa búsqueda del contenido premium de las majors que sí tiene una oportunidad en Facebook (por eso se contrata a ejecutivos de la gran distribución), YouTube muestra ya abiertamente una política de generación de contenidos de calidad sin ambages: la compra de Next New Networks destinada a atraer y consolidar el talento emergente, sumada a las transmisiones de deportes en directo, emplear su plataforma como espacio de contribución de largometrajes patrocinados por marcas y con grandes creadores, o su creciente impacto en la producción de análisis político (incluso entrevista original, sin otros intermediarios, al Speaker de la cámara de representantes de EE.UU.), todo marca un continuo hacia ser lo que potencialmente puede ser: el distribuidor de contenido para todo el mundo. Mucho más cuando su involucración financiera parece ser escasa, nula o sólo objeto de rumores y, más importante aún, cuando todos estos contenidos nacen sin restricciones territoriales aparentes de derechos para su visionado online. Girl Walks Into a Bar cuesta un millón de dólares (bajísimo para el talento que lleva) y tiene el patrocinio de Lexus e interrupciones publicitarias. Como la tele. ¿Quién teme al futuro?

Una historia de Vimeo

2 comments

Este artículo de Fortune es un mero relato. Con detalles interesantes en las razones que diferencian a Vimeo de YouTube. Lo que más me interesa es cómo y qué forma encuentran para seguir una estrategia de especialización en el productor independiente, la creatividad, la experiencia de calidad y, en cierta forma, en descremar el mercado. Serás más pequeño, pero no masivo. Blip sigue ahí (haciendo más o menos lo mismo), pero estos de Fortune dicen que Vimeo empieza a ser más molón. Recuerdo tiempos en que se decía que sólo Blip resistiría a YouTube.

YouTube contando las cosas con otro estilo

Comentarios desactivados

Cuando Chad Hurley se presentó en Cannes por primera vez a la industria, se empeño en demostrar que YouTube no era una empresa para ver vídeos de gatos y bebés haciendo monerías. Y mostró como ejemplo los acuerdos de contenidos con las emisoras de televisión convencionales. Tiempo después, con Hollywood poco entusiasmado, juegan a presentarse como el gran sitio para la promoción de talento y la cola media, todos esos canales de nicho que ni siquiera caben en el cable. Pero no renuncian a Hollywood, han fichado un pollo de Netflix para tener “traductor” del lenguaje de Los Angeles al de Silicon Valley: no quieren peniques, quieren dólares. Es un, quizá demasiado extenso, reportaje de Fast Company a las nuevas cabezas pensantes de YouTube, ya sin Hurley y Chen. A David Simon le hubiera gustado el enfoque periodístico, pero me sobran cuatro páginas.

Comentarios desactivados